De forma atávica existe el debate sobre la suerte. Sobre si la suerte se tiene o se busca. La excepción, según pensamos en Bo Growth, puede sorprenderte. Es decir, es posible, sólo posible, que la buena suerte te encuentre a la vuelta de la esquina, trabajando un día o durmiendo la siesta. Pero será, como decimos, la excepción. Aquí pensamos que la suerte ha de cruzarse en tu camino porque has salido a su encuentro. Es decir, en Bo Growth somos de la extendida idea de que la suerte, la buena suerte, se busca, se trabaja, se cultiva, se persigue.

Lograr el empleo de tu vida, encontrar un proyecto profesional que se adapte a tus ambiciones, a tu modo de vida, a tus expectativas es, en definitiva, como una lotería. Pero sin duda alguna, es una lotería para la que has comprado casi todos los números posibles. El mejor destino profesional no te encontrará en tu casa esperando. Y más que nunca hoy en día, en el contexto de hipercompetividad, hipercomunicación e inmediatez, es fundamental que estés más rápido, más formado, más hábil que el resto de los candidatos.

Para que la suerte te encuentre, para afrontar la búsqueda de empleo con éxito, Bo Growth te ofrece una serie de consejos que pueden ser muy útiles. Estos son nuestros 5 tips básicos.

  1. Tómate la búsqueda de empleo como un empleo en sí mismo.

Así es. No tener trabajo o estar en expectativa de mejora no implica, simplemente, redactar un buen cv y enviarlo al lugar adecuado. Como si de tu propia jornada de trabajo se tratara, como si de una rutina productiva tuvieras que llevar a cabo, márcate un horario, genera unas etapas, dispón unas obligaciones, con estrategia, recorrido y objetivos. La búsqueda activa consiste en la optimización de tu tiempo, en obsesionarte por no perderlo, en explorar los caminos que hayas estudiado y que te parezcan viables y en que puedas descartar aquellas vías que hasta el momento han sido baldías. Recuerda: horario, rutina, sistematización de tus acciones. Buscar trabajo es un trabajo en sí mismo, no es estar parado.

  1. Comunica que estás buscando trabajo a tu entorno.

En un universo hipercomunicado, con múltiples enlaces, con las herramientas digitales a tu alcance, tú eres tu mejor campaña de marketing. Organiza tu trabajo como si tuvieras que vender el mejor producto, que eres tú. Usa las redes sociales, comparte con tus públicos de interés tu situación, promociónate y vende tus virtudes. Y sobre todo, no olvides tu entorno más personal, más cercano. Nunca se sabe desde donde vendrá la oportunidad, quien estará escuchando, donde hay un nicho. Un amigo puede tener otro amigo, un familiar puede conocer a alguien interesante… No desprecies tu círculo familiar o de amistades para tejer tu red, algo que debes complementar con un uso sistemático y casi profesional de las redes sociales. Si no tienes Linkedin, ábrete un perfil. Se abrirá ante ti un sinfín de posibilidades que todavía desconoces. Invierte en tu relato. Saldrás ganando.

  1. Adapta tu CV a cada oferta.

No. Tu CV no puede ser igual para todos. Hay tantas empresas empleadoras como personas, prácticamente. Cada una con una cultura corporativa, con un espíritu, con una filosofía y, sobre todo, con un reclutador distinto. Adapta tu CV y el relato de tus redes sociales a la característica o el sector de la empresa que hayas fijado en tu diana. Es más. Buscar un empleo es tu principal prioridad. Por ello debes tomarte la misión con originalidad, inversión de tiempo, trabajo concienzudo e inteligencia. Redacta cada carta con esmero, fijándote en el destinatario y en sus percepciones. Necesitas ser el mejor ante sus ojos, no ante los ojos de todos. El café para todos, en la búsqueda de empleo, no sirve.

  1. Actualiza tus conocimientos mientras buscas trabajo.

En la sociedad de la información los conocimientos nos atropellan. Quizás seas un candidato formado pero si no estás al día otros te adelantarán. La formación continua es fundamental, e incluso puedes tener grandes descuentos en muchos centros si te inscribes como desempleado. La búsqueda de empleo es compatible, debe ser compatible, con una mejora en tu acervo profesional. Debes ser el mejor preparado si llegas a una final del camino empatado con otros candidatos y en ese proceso es posible que esas décimas de ventaja pueda obtenerlas quien unos conocimientos más actualizados posea. Hoy en día, además, puedes acudir a formarte a un sinfín de centros pero también puedes formarte en el día a día con lecturas recomendadas, blogs, tutoriales, etc.  El saber, incluso cuando se busca empleo, no ocupa lugar.

  1. Conserva el optimismo.

Buscar trabajo desgasta. Tú lo sabes. En Bo Growth queremos acompañarte en este proceso que, en ocasiones, es de todo menos gratificante. Puedes afrontar decepciones, desilusionarte con frecuencia, pero lo importante es no rendirte. Tu empleo soñado, o aquél que cumpla tus expectativas temporales, puede estar a la vuelta de la esquina. Y lo que cuenta -sabemos que es un tópico pero es totalmente cierto- es la actitud. Los empleadores eligen personas despiertas, optimistas, ambiciosas… Y eso forma parte de una actitud que acompaña a los buenos profesionales. No seas duro contigo mismo, confía en tus posibilidades y recuerda que este es un proceso basado en la superación personal y en el autoconocimiento del que además de salir triunfante crecerás como persona.