BG Team: Hablamos con Mariam Sanmartín, Manager en Bo Growth

Mariam Sanmartín es licenciada en Psicología por la Universidad de Valencia, Master en Dirección de RRHH y Organización por ESIC, y Titulada como Agente de Igualdad de Oportunidades para la Mujer por INESEM. Experta en atracción, desarrollo y fidelización de talento, lleva más de 20 años dedicados a la consultoría de gestión de personas y organizaciones, desarrollando soluciones a medida que unen a las empresas con sus equipos. Mariam nos muestra su visión sobre la dirección de personas, nos aporta su experiencia desarrollando la igualdad en las empresas, y nos recuerda la importancia de cuidar al empleado.

 

Estamos en un momento de cambio, se hablan de nuevos paradigmas en la organización empresarial. ¿Cuál es la misión de la consultoría de RRHH en estos momentos?

Este momento de cambio que estamos viviendo ha hecho visible una necesidad que, desde la consultoría, siempre hemos visto: la necesidad de que las empresas estén unidas a sus equipos. Está siendo tan necesario pensar en nuestra actual y futura estrategia empresarial, como pensar en nuestros empleados, en lo importante que es tenerles a nuestro lado para poder “remar” juntos.

En este sentido, ¿en qué aspectos les dirías a tus clientes que son los más importantes en los que deben trabajar?

Es muy importante trabajar sobre la satisfacción y el bienestar de los empleados y, para ello, hay que entenderlos, escucharlos, conocer sus inquietudes, sus necesidades y tratar de darles respuestas.

¿Qué diferencia a una empresa con este tipo de visión y la que no?

Si mis políticas y prácticas de dirección de personas no están alineadas con lo que necesita mi equipo, no puedo esperar tener gente implicada, leal y que esté ahí cuando y para lo que la necesite, y puede resultar difícil atraer y retener al talento.

Tras más de 20 años trabajando en consultoría de RRHH, ¿qué es lo que más te atrae de tu profesión?

Lo que más me atrae de mi profesión es que nunca se deja de aprender, pues cada proyecto que realizamos nunca es igual que uno anterior. Al trabajar con empresas de distinto tamaño, de distintos sectores, con distintas culturas… cada proyecto es un reto, una realidad diferente con una solución única adaptada a esa realidad.

Cuéntanos un momento del que te sientas orgullosa a lo largo de tu carrera.

Son muchos los momentos gratificantes que vives como consultor/a: cuando cierras un proceso de selección con éxito, cuando un cliente vuelve a contar contigo porque ha quedado satisfecho con el servicio anterior, cuando un candidato se convierte en cliente, cuando un cliente te referencia a otros… Pero a nivel personal, me satisface ver que las prácticas que he ayudado a diseñar e implementar en nuestros clientes dan sus frutos y sean valoradas interna y externamente. Por ejemplo, en proyectos de Responsabilidad Corporativa, me siento orgullosa de haber contribuido a que nuestros clientes hayan conseguido premios y reconocimientos públicos gracias a las prácticas de Igualdad y RSC implementadas.

¿Cuál es proyecto más bonito en el que has trabajado?

Es difícil elegir entre los muchos en los que he tenido la oportunidad de trabajar durante estos años, pero es muy bonito trabajar en proyectos de Responsabilidad Social por el sentimiento que genera saber que estás contribuyendo con éstos a una sociedad mejor, implementando prácticas diversas que abarcan la vinculación con la comunidad en la que trabajas, la sostenibilidad y el cuidado del medio, el apoyo a causas sociales, la mejora de la calidad de vida de tus equipos, la ética empresarial, etc.

Una de las áreas en las que más has ayudado a las empresas a lo largo de tu carrera es en implantación de Plantes de Igualdad. ¿Qué aspectos son los más comunes en términos de desigualdad en las empresas?

Por suerte, en los más de 10 años que llevo trabajando la igualdad en las empresas, no me he encontrado ningún caso en que haya desigualdad de trato entre hombres y mujeres. Sí que me he encontrado muchas empresas que, por el sector, hay mayor presencia de hombres que de mujeres o viceversa, pero no desigualdad.

Lo que sí es muy frecuente encontrarte cuando haces los trabajos de diagnóstico es el desconocimiento. En la mayoría de las empresas, sus empleados desconocen si existe igualdad de oportunidades en los procesos de selección, en el acceso a la formación, en las posibilidades de promoción…, pero porque desconocen el procedimiento, no saben qué criterios se siguen, cómo se toman las decisiones y, claro, esto puede hacer que sean vistas como poco objetivas, y que se generen dudas.

¿Qué es lo más valorado por las personas cuando se implanta un Plan de Igualdad?

Lo que más valoran es que su opinión cuente, que se les haga partícipes, que se les escuche y que en el diseño del Plan se tengan en cuenta sus sugerencias y se implanten medidas útiles que den respuesta a su realidad.

¿Cuál es el valor añadido de Bo Growth en la realización de un Plan de Igualdad?

Por un lado, nuestro expertise en el área, llevamos más de 10 años realizando Planes de Igualdad para empresas tanto locales, como nacionales, públicas y privadas, de diferentes tamaños y sectores. Por otro lado, en Bo Growth abordamos el diseño del Plan de Igualdad como cualquier otro proyecto de consultoría, siendo esencial realizar un buen diagnóstico de la situación de partida y conocer la actual experiencia del empleado para, posteriormente, asesorar a nuestros clientes proponiendo la implantación de las medidas más adecuadas a su propia realidad, poniendo el foco en cubrir adecuadamente las necesidades transmitidas por sus equipos.

¿Cómo responden los equipos ante la organización? ¿Cuál es el feedback que os llega de vuestros clientes tras haberlo desarrollado?

Tras su implantación los efectos sobre la satisfacción del personal son inmediatos. Los empleados perciben mayor objetividad e imparcialidad en las decisiones que les afectan, sintiéndose escuchados y encontrando recogidas sus necesidades en los nuevos estilos de gestión.

¿Cómo imaginas la organización de personas dentro de 5 años?

Es difícil de predecir, porque el mundo laboral está en constante cambio, pero sí que estoy segura de que sólo las empresas que consigan poner en el centro de su estrategia a sus empleados lograrán atraer, retener y desarrollar al mejor talento y que sus retos van a ir orientados a contar con prácticas caracterizadas por la flexibilidad y adaptabilidad a la diversidad de sus plantillas como elementos clave.

¿Para qué marca te encantaría trabajar?

Para cualquiera que vea la importancia de poner al empleado en el centro y tenga interés en analizar, diagnosticar y escuchar a sus empleados para poner en marcha proyectos que supongan un salto cualitativo en la gestión de personas e impacten en la satisfacción y bienestar de los mismos.

¿Eres una empresa saludable?

Siendo conscientes de la dedicación que ofrecemos al trabajo en nuestro día a día, las empresas tienen la responsabilidad de cuidar de sus empleados, de ofrecerles un entorno sano y de ayudarles e inspirarles hacia su bienestar. 

Sentirnos bien en todos los sentidos también nos ayudará a estar mejor conectados con la empresa en la que trabajamos, a dar lo mejor de nosotros mismos, a vivir una mejor experiencia laboral, y por qué no, a ser más felices.

Solo cuidándonos podremos ser capaces de afrontar los retos de nuestro proyecto más importante, la vida.

 

Numerosas empresas se esfuerzan en ofrecer planes que velan por la salud de sus empleados, trabajando todos los ámbitos que la garantizan.

Y es que existen muchas formas de cuidar de tus empleados, pero quizás lo más importante es entender que salud es igual a sentirse bien, a estar sano, en MENTE, CUERPO y ESPÍRITU.

Es imprescindible generar buenas prácticas que ayuden a cuidar este equilibrio. Os mostramos 5 esferas en las que podemos trabajar para lograrlo.

 

1/ Tener conciencia

Una buena campaña de salud puede ayudar a visibilizar la importancia de cuidarse y dar ideas sobre cómo hacerlo en áreas como la nutrición, la correcta hidratación, la protección solar, el descanso.

También se pueden crear iniciativas que apoyen y premien a las personas de la compañía a instaurar hábitos saludables a su día a día, como dejar de fumar, ayudándoles en el proceso para lograr el propósito.

2/ Alimentación

Talleres, conferencias, cursos, pueden orientar en una mejor forma de alimentarse dentro y fuera del horario de trabajo.

Por supuesto, es indispensable ofrecer comida saludable en el entorno corporativo, menús realizados a partir de alimentos frescos y de temporada, con opciones vegetarianas o basadas en plantas. Por otro lado, el alcohol no tiene por qué ser la única opción para disfrutar en los ambientes distendidos, existen alternativas más saludables como la cervezas sin, agua con fruta, zumo natural o té kombucha.

3/ Movimiento

Incorporar actividades deportivas como opciones saludables de afterwork es una buena práctica que empezamos a ver en empresas.

Creación de competiciones benéficas como maratones o carreras que suponen grandes retos y otra manera de conectar con tu equipo.

Entrenamiento en la oficina de la mano de personal trainers que te enseñan a saber cómo y cuánto ejercitarte.

4/ Equilibrio

Tan importante como lo anterior es ayudar a encontrar ese equilibrio personal, cuidando la salud mental.

Se pueden incorporar talleres con el fin de enseñar a detectar y controlar el estrés, o ayudar a gestionar la seguridad en uno mismo, la relajación o la autoestima. Talleres de yoga y mindfulness para hacer ejercicio mientras conectas con el tiempo presente. Trabajos de respiración o meditación.

Por otro lado, es de gran ayuda apoyar temas como la flexibilidad para trabajar desde casa, la necesidad de desconectar de lo digital, o la conciliación familiar, entre otras necesidades, mediante talleres que ayuden a aprender a gestionarlo.

Y por supuesto, crear actividades conjuntas para divertirse y reír, ayudando a unir a equipos, áreas, y compañeros.

5/ Conocimiento

Ofrecer formación específica a tus trabajadores para ayudarles a su crecimiento personal y profesional, coaching, talleres de marca personal, o encuentros y conferencias orientadas a la motivación y el pensamiento positivo, son prácticas que pueden suponer una gran ayuda para las personas.

Employee Experience: ¿Te has preguntado qué sienten las personas que trabajan en tu empresa?

Hoy queremos hablarte sobre la Experiencia del Empleado.

¿Te has preguntado qué sienten las personas que trabajan en tu empresa? ¿Sabes por qué deberías hacerlo?

En este post vamos a responder a tres preguntas clave: qué es el Employee Experience, por qué es tan importante, y cómo empezar a trabajarlo.

Desde Bo Growth queremos ayudarte a construir el camino por el que formar parte de tu compañía sea un valor añadido.

 

¿Qué es el Employee Experience?

 La Experiencia del Empleado (EX) se refiere a cómo vive y siente un empleado su día a día, desde que tiene el primer contacto, en el propio proceso de selección, hasta el momento de su desvinculación y, cómo todas las interacciones con su empresa han influido e influyen sobre sus sentimientos, actitudes y sobre su comportamiento.

Cuando hacemos un análisis de la experiencia del empleado, estudiamos todo el ciclo de vida de su experiencia, desde su perspectiva personal y directa, analizando los grandes momentos o hitos clave de la misma: su proceso de captación, su onboarding, la formación recibida, los sistemas de compensación y reconocimiento, cómo le hace sentir el liderazgo y la cultura de su empresa.

 

¿Por qué es tan importante?

 La manera como tratas a las personas de tu compañía va a repercutir directamente en el servicio que ofreces a tus clientes, en el resultado final de tu producto y, por supuesto, en tu imagen de marca. Porque a su vez está directamente relacionado con la capacidad para fidelizar al empleado, atraer al mejor talento, y generar equipos más fuertes y más comprometidos con el proyecto.

Pero la experiencia del empleado va mucho más allá de todo esto. Para muchos, es ya una forma de entender la gestión de personas que nos lleva hacia la manera en la que entendemos el futuro de las organizaciones.

Mucho más allá de un concepto o idea por hacer algo especial, se trata de dar valor a la manera en la que se forma parte de tu compañía, generando valor añadido tanto a la empresa como a su modo de consolidar a sus equipos.  Aquí es donde se pone en práctica eso de “lo más importante son las personas”.

 

Cómo trabajarlo

 Realizar un análisis de la EX nos permite conocer todos los momentos de la verdad sobre aquello que contribuye a que la experiencia en nuestra empresa sea un éxito (best practices) además de bien valorada por los nuestros, o qué cosas contribuyen a que no se tenga una buena experiencia y debemos mejorar (pain points).

Por tanto, todo parte de darle voz al empleado y, al escucharlo a través de diferentes herramientas, identificar qué prácticas están funcionando, son valoradas y debemos mantener y/o reforzar, y qué cambios debemos implementar para mejorar su experiencia y lograr su satisfacción y fidelización.

Con esto seremos capaces de diseñar nuestro Employee Journey Map ideal y, contar con el plan de acción que nos permita llegar a éste desde la situación actual.

 

 

 

El área de personas como motor clave para la verdadera transformación

Las personas siempre han sido fundamentales en el despliegue de la estrategia empresarial, sin ellas no es posible recorrer ningún camino, por corto que sea el destino.

Algo tan evidente como esto, no ha sido suficiente para darle el posicionamiento estratégico que se merece a los departamentos de desarrollo de personas que, en algunos casos, todavía siguen sin tener el peso suficiente en las estructuras de las organizaciones, centrando su gran potencial en presiones del día a día más que en desarrollar su visión más indispensable y de altura.

El Covid está revolucionado todos nuestros paradigmas previos y nos está dando la oportunidad de posicionar esta función demostrando la gran capacidad de quienes conocemos de verdad a las personas y sabemos convertirlas en palanca del cambio, de la adaptación y, por ende, del éxito.

Se ha publicado muchísimo sobre las consecuencias de la entrada del Coronavirus en nuestras vidas y, algo que se repite constantemente, es que ha venido acelerando necesidades que nuestro mercado ya tenia. La exigencia de contar y de desarrollar habilidades blandas en las empresas como algo crucial para evolucionar los negocios; la adaptación, el nuevo liderazgo, la resiliencia, la empatía, entre otras, se repiten una y otra vez. Valores sin los que las mejores tecnologías o productos no brillarán porque somos las personas quienes aportaremos la diferencia en el cómo hacerlo, cómo presentarlos, cómo mejorarlos; el cómo solo viene de las mentes.

En esta nueva etapa en la que las empresas están siendo obligadas a reinventarse a sí mismas, a los profesionales dedicados a las personas se nos pide la responsabilidad de ser agentes del cambio interno, que conozcamos muy bien la cultura y la estrategia de negocio de nuestras compañías, que seamos capaces de alinear objetivos y dibujar los planes que motiven a la gente a iniciar caminos nuevos, comprometiéndolas personalmente con el logro e involucrándolas en todo el trayecto consiguiendo el cambio verdadero, el que modifica comportamientos y produce avances sostenibles en el tiempo.

Y, sí, como conocedores de la naturaleza de las personas somos quien mejor debe asumir la función de gestores del cambio, ayudando a transformar las organizaciones. El futuro es nuestro.

 

Isabel Bonilla. Founder & CEO Bo Growth.

Playlist 001, Work in Spring

Este mes de marzo comenzamos un nuevo propósito para inspirar a un buen ambiente de trabajo: trabajar con música.

Estrenamos nuestro espacio en Spotify donde iremos creando listas pensadas para aportar ese punto especial a los momentos del día a día. Listas creadas con una base relajada para no interrumpir la concentración, pero motivadoras y con muy buen flow.

Así, damos la bienvenida a la primavera con nuestra Playlist 001: Work in spring.

Porque trabajar con música siempre es una buena idea si tienes una lista de temas que llenen tu espacio de luz, aire fresco y un ritmo agradable.

Búscanos en Spotify como Bo Growth y elige nuestra Playlist 001: Work in spring.

¡Que la disfrutes!

Impulsando la igualdad desde las empresas

¿Qué aspectos muestran que tu empresa lo está haciendo bien en términos de igualdad? ¿Estás teniendo en cuenta todos ellos?

Hay mucho que aportar para impulsar la igualdad desde las propias corporaciones.

Tras la implantación del propio Plan de Igualdad, os indicamos varios aspectos que indican que una empresa lo está haciendo bien en el camino hacia la igualdad de género.

 

1. Plantilla.

Estás realizando acciones para atraer y retener al sexo menos representado en tu plantilla con el fin de conseguir una plantilla equilibrada entre hombres y mujeres a todos los niveles.

 

2. Contratación.

Las modalidades de contratación que ofreces se están aplicando igual a hombres y a mujeres.

 

3. Retribución.

Retribuyes en función del valor de los puestos y de sus características y requisitos, dando el mismo valor si lo ocupa un hombre y una mujer.

 

4. Conciliación.

Tienes medidas de conciliación que abarcan la diversidad de necesidades de la plantilla, teniendo en cuenta las distintas generaciones y situaciones familiares y personales de las personas que la forman.

 

5. Promoción y desarrollo.

Tus prácticas de promoción y desarrollo profesional premian el talento y el buen hacer de las personas indiscriminadamente.

 

6. Acceso a la formación.

Te preocupas por eliminar posibles barreras o dificultades para acceder a la formación ofrecida por la empresa por parte del personal.

La oportunidad que te brinda un buen Plan de Igualdad

La igualdad en el ámbito laboral parte de la base de que todas las personas puedan disfrutar de las mismas oportunidades, tanto en el acceso al empleo, como en todas las prácticas empresariales de gestión de personas que nos afectan como empleados, evitando cualquier discriminación o desigualdad de trato.

Hombres y mujeres, ansían ser escuchados y tener las mismas posibilidades en su trabajo sin que su género sea un condicionante. Este cometido, no es más que la respuesta a una necesidad vital que va unida a las circunstancias de cada persona, y que trata de poner las cosas como debieran estar, ayudando a propagar en la sociedad algo que va más allá, pero que ya se espera de cualquier organización.

Mientras tanto, la necesidad se ha convertido en obligación. La entrada en vigor de nuevos decretos y la cercanía de la finalización de plazos para que las empresas puedan tener implantados sus planes de igualdad nos hacen ver que el progreso es necesario, encontrando continuamente publicaciones que recuerdan esta obligación legal.

Cabe, sin embargo, ir más allá de la obligación y reflexionar sobre los beneficios que puede traer su implantación, tanto para las empresas, como para sus equipos y, sobre cómo puede la obligación ser una oportunidad que convierta a mi compañía en un referente además de conseguir desarrollar los vínculos con mis empleados de una manera única.

Más de 10 años ayudando a nuestros clientes a desarrollar sus políticas de igualdad, nos han enseñado que la buena implantación de un Plan de Igualdad en la compañía supone una potente herramienta de atracción y de fidelización del talento al permitir conocer cómo son percibidas las políticas de gestión de personas por parte de sus destinatarios, para poder ser mejoradas a partir de oír su voz. Esto es lo que nosotros llamamos el concepto de La voz del empleado, algo tan relevante como imprescindible.

Un buen desarrollo del proceso que conlleva la elaboración de un Diagnóstico como fase previa al diseño del Plan de Igualdad, facilitando a las empresas una valiosa información sobre la situación de su plantilla, escuchando el sentir de sus equipos, la satisfacción de sus trabajadores, sus propuestas de mejora, y obteniendo así un excelente análisis de la experiencia del empleado con múltiples insights sobre los que diseñar sus posteriores planes de acción.

En la fase de Diseño, en Bo Growth planteamos la integración de la igualdad como principio o valor cultural empresarial que supone el desarrollo de un proceso de cambio y que pasa a formar parte de la estrategia empresarial, implicando la introducción del enfoque de igualdad en el desarrollo de las distintas prácticas de gestión de personas.

De acuerdo a ello, para el diseño del Plan analizamos cada una de estas prácticas y asesoramos a nuestros clientes proponiendo la implantación de las medidas más adecuadas a su propia realidad, partiendo de que cada realidad es única, y de que lo que es válido para una empresa no lo es para otra. Al final las empresas las formamos personas, personas con distintas necesidades, y nuestro foco está en cubrir adecuadamente las necesidades detectadas en “nuestras personas”.

Tras su implantación los efectos sobre la satisfacción del personal son inmediatos. Los empleados perciben mayor objetividad e imparcialidad en las decisiones que les afectan, sintiéndose escuchados y encontrando recogidas sus necesidades en los estilos de gestión. Lo que, además, desembocará en un mejor clima laboral, una menor rotación y absentismo, una menor conflictividad laboral, y un mayor bienestar de los empleados.

 

Mariam Sanmartín. Manager Bo Growth.

 

 

Las personas siempre estarán primero

Empezamos 2021 con un entorno totalmente nuevo. Nuevo, pero que, a la vez, vuelve a preguntarnos lo esencial. La pandemia ha exigido dar tanto, emocional y físicamente, que el bienestar de las personas, de repente, se convierte en lo más importante. Siempre lo fue, realmente. Nos hemos puesto a prueba sin ser conscientes, y lo hemos hecho aún más evidente. Sin él, sería imposible seguir remando.

Son nuevos tiempos, con nuevas necesidades tanto en lo personal como en lo profesional. Estrés, miedo, incertidumbre, inseguridad, son algunas de las realidades que se han vivido este pasado año en el ámbito laboral. Ver peligrar nuestro mundo nos ha hecho darnos cuenta de lo esencial en la vida y, los afortunados que hemos mantenido el trabajo hemos aprendido que se puede trabajar de otra manera, que podemos ser productivos y seguir estando comprometidos con el proyecto, haciendo compatible el mundo personal y el profesional y dando respuesta a la ansiada conciliación.

Las personas necesitamos sentirnos bien y lo hacemos cuando todas nuestras facetas están cubiertas, la física y la psicológica. Todos queremos aprender, crecer, sentir que ayudamos a desarrollar algo más grande que nosotros mismos, pero lo lograremos cuando nos sintamos bien en ambos sentidos.

El bienestar es el camino, porque siempre llevará al crecimiento: profesional y personal. Pero cada persona es única y lograremos su satisfacción en la medida en que sepamos trabajar su unicidad, por lo que te recomendamos:

 

 

  1. Escucha y conoce.

Cada una de las personas que conforman tus equipos es un talento en sí mismo. Si sabes escucharlos, podrás sacar lo mejor de cada uno y asegurar su satisfacción personal. Diferentes personas, diferentes etapas en su carrera, tienen distintas necesidades y buscan diferentes beneficios para su bienestar. Es necesario conocerlos, para adaptar nuestras propuestas a sus necesidades.

 

  1. Ofrece beneficios pero adáptalos.

Si quieres que tus colaboradores valoren tus planes de beneficios diséñalos de acuerdo a sus necesidades, a lo que valoran y a lo que no. Flexibiliza al máximo las oportunidades de pertenecer a tu compañía y verás cómo el vínculo con tu marca aumenta.

Aunque flexibilizar horarios, dar formación, dar reconocimiento constante, crear buen ambiente laboral, son algunas buenas prácticas, todas no se adaptan igual a todas las empresas ni a todas las personas.

 

  1. Posibilita el crecimiento dentro de la empresa.

Ofrecer retos como vía de crecimiento es esencial para mantener viva la motivación. Descubre los talentos de tu gente y permíteles dar lo mejor de sí mismos. Ofrece formación, cooperación entre áreas y desarrollo de carrera. Lo más importante, haz que sepan sus posibilidades y el valor que aportan. Cuenta con ellos, te lo agradecerán, y el sentimiento de pertenencia se hará mucho más fuerte.

 

  1. Crea entornos amigables, cuida el espacio.

Es vital establecer un ambiente agradable y relajado para ayudar al equilibrio que buscamos. Un lugar donde sentirse bien para impulsar la motivación y la inspiración por el trabajo bien hecho. Proporciona espacios abiertos que favorezcan la colaboración, el trabajo en equipo y los encuentros personales, y genera un hábitat donde trabajo y cultura de empresa se aúnan de forma equilibrada.

 

  1. Incentiva la vida saludable.

Desarrolla programas que demuestren que te preocupa la salud de tus empleados. Empieza por involucrar al equipo directivo para que sirvan de ejemplo al resto de la plantilla, da espacio y tiempo para que puedan desarrollarse acciones que cuiden el cuerpo y la mente. Ofrece cursos en este sentido o asesoramiento personalizado sobre alimentación y buenas prácticas.

 

 

Que los empleados se encuentren bien física y mentalmente afectará de lleno a su rendimiento y a su motivación, con lo que todo lo invertido en este sentido te aportará beneficios desde el primer día.

En Bo Growth creemos en la importancia de construir empresas que apuestan por el bienestar como base fundamental, y estamos ayudando a nuestros clientes a conseguir este propósito desarrollando programas que trabajan las áreas necesarias para el cambio hacia un estilo de vida más saludable desde el propio lugar de trabajo.

Si quieres saber cómo podemos ayudarte a hacer de tu empresa una empresa saludable, pregúntanos y estaremos encantados de informarte.

Cómo trabajar en equipo en estos nuevos tiempos

Una de las competencias personales más valoradas durante la evaluación de candidatos postulados a un puesto de empleo es su capacidad por trabajar en equipo. El trabajo en equipo ha sido y es un pilar fundamental en nuestra sociedad, un recurso para el desarrollo humano en todos sus ámbitos: personal, académico o profesional.

Cuando se trabaja en equipo se fusionan ideas, energías, se estimula la creatividad, aumenta la motivación, se desarrolla la comunicación y favorece el sentimiento de pertenencia al colectivo. El trabajo en equipo permite que todos los esfuerzos individuales se alineen en un mismo objetivo mejorando el desempeño y la calidad del trabajo, aumentando la eficiencia de los resultados.

Tal y como refleja Ignacio De la Cruz en su libro Comunicación efectiva y trabajo en equipo (2014), esta habilidad aporta numerosas ventajas especialmente en lo que se refiere a la productividad de las empresas, la unión de los conocimientos y aptitudes de los miembros incrementa su fuerza y lleva al éxito a las organizaciones que lo promueven. Trabajando en equipo es cuando realmente se consiguen grandes triunfos. Por ello, las empresas valoran cada vez más esta competencia personal y buscan empleados con capacidad para poder desempeñar sus funciones en colectivo.

Pero, ¿cómo se puede trabajar en equipo con la nueva corriente de teletrabajo?

La situación que atravesamos a nivel mundial ha marcado un antes y un después en nuestra sociedad y en nuestro modo de trabajo. El Covid19 forzó a muchas empresas a instaurar el teletrabajo como alternativa al cierre de sus puertas y ha modificado el marco de las relaciones organizativas y laborales tal y como las conocíamos hasta el momento.

El equipo de Bo Growth realizó durante la pandemia un estudio sobre cómo iba a afectar el Covid19 al mundo empresarial, basándose en una muestra de CEOs y Directores de Recursos Humanos de donde se extrajeron una serie de tendencias que coinciden en la mayoría de las empresas.

Una de las principales conclusiones a la que se llegó fue que el teletrabajo había venido para quedarse. Y, a pesar de haber surgido como necesidad forzosa para mantener la actividad de las empresas, son muchos los que todavía siguen funcionando bajo esta modalidad y que incluso están valorando su integración dentro de sus políticas de organización.

Trabajar desde casa puede suponer un gran desafío en la gestión de equipos. La falta de contacto personal y la distancia pueden originar entre los empleados una pérdida de identidad con la empresa, por ello que nos plantemos la siguiente pregunta ¿es posible trabajar en equipo cuando sus miembros están a distancia?

A continuación, presentamos 5 tips para que el trabajo en equipo a remoto sea eficiente:

 

  1. Uso de plataformas de trabajo colaborativo. En el contexto en el que nos encontramos cabe destacar el importante papel que juegan las plataformas de trabajo colaborativo como Slack, Trello, GitHub, Asana… que facilitan y optimizan la comunicación entre el equipo, poniendo a nuestra disposición un espacio virtual donde compartir o almacenar archivos con todos los miembros.

 

  1. Comunicación efectiva. El principal aliado en el teletrabajo en equipo es la comunicación. Es importante mantener una comunicación abierta y transparente para crear un entorno colaborativo y un buen ambiente de trabajo a distancia. Establecer unas pautas de comunicación en el día a día mediante reuniones diarias de sincronización del equipo o dailys en las que se adopte un estilo de comunicación abierto, se haga puesta en común del trabajo y los empleados se sientan escuchados e integrados en el equipo a pesar de la distancia.

 

  1. Sentimiento de pertenencia. En épocas de incertidumbre como la que atravesamos, es crucial promover el sentimiento de pertenencia de los empleados mostrándoles cómo su trabajo afecta en el éxito del objetivo a alcanzar por el equipo y la importancia de su función en la compañía. Animar al equipo a que proponga nuevas ideas a través de sesiones de brainstorming fomenta que todos se sientan escuchados y partícipes en la actividad de la empresa.

 

  1. Motivación y feedback. Mantener motivado al equipo es clave para sacar el máximo potencial de cada uno de los miembros e impulsarles a dar lo mejor de sí mismos. Para ello, es requisito mantener un constante feedback sobre el trabajo desempeñado. Reconocer los éxitos de los participantes del equipo es alguna de las iniciativas que puede impulsar mantenerles motivados con el desempeño de su trabajo.

 

  1. Compromiso. Los equipos que trabajan a remoto necesitan tener claros los valores y propósitos del colectivo. La cultura del equipo jugará un importante papel en la manera de afrontar las dificultades del día a día y en el compromiso de cada uno de sus participantes.

 

Anna Sobrevías. Human Capital Consultant Bo Growth.

BG Team: Hablamos con Rafa Andreu, Manager en Bo Growth

Rafa Andreu, apasionado de los RRHH, después de un periodo en multinacional, se incorpora a Bo Growth en enero de 2020. Defensor de que para aportar valor se ha de estar totalmente ligado a un buen entendimiento del negocio, nos habla de sus influencias, su visión sobre el Headhunting, y lo que significa para él formar parte de este equipo. Rafa es un amante del deporte, runner habitual de la ciudad, y fanático del futbol. Pero ante todo es una persona sencilla, bromista, accesible, y que intenta dejar huella en su trabajo.

 

¿En qué consiste tu trabajo y cuál es tu misión?

Además de participar en proyectos de desarrollo organizativo, estoy asumiendo el crecimiento y la gestión de la división de Headhunting de Bo Growth, generando nuevas oportunidades y supervisando al equipo del área, velando en todo momento por el éxito de los procesos.

Mi trabajo fundamentalmente consiste en saber entender la verdadera problemática de los clientes y poder aportar soluciones eficientes y totalmente ad hoc a sus necesidades.

¿Qué estudiaste y cómo te influenció para llegar a donde estás hoy?

Estudié Psicología y al terminar la carrera decidí que quería dedicarme al mundo de los HR. Así, hice el Master MDPO en ESIC, con la suerte de que en cuestión de dos meses Mercedes Iborra, profesora del master y actual Senior Manager de HAYS, me invitó a participar en un proceso de selección para la compañía donde fui el seleccionado.

Siempre fui una persona muy persistente, y con ideas claras, aprendí a ser resiliente y a trabajar duro para conseguir mis objetivos, lo que he podido adaptar desde el inicio de mi carrera. La psicología además me aportó soft skills como la escucha activa, gestión de expectativas, resiliencia y el estrés, que aún sigo aplicando.

¿Cómo descubriste la consultoría de RRHH y por qué supiste que te querías dedicar a ello?

Siempre diré que la persona que me descubrió los HR fue Jesús Ruiz, profesor de la UV, en la carrera. Descubrí que la consultoría era para mí porque me gustaba resolver problemas y tratar con personas. Pensé que las competencias que se le pedían a un especialista en HR podían estar alineadas con mi forma de ser y de entender el trabajo. Me gustaba la idea de resolver problemáticas de una manera analítica y con un trabajo muy cercano a las personas.

¿Qué viste en Bo Growth que te animó a formar parte de la empresa?

Fue la posibilidad de participar en proyectos de desarrollo organizativo, a la vez que poder seguir creciendo en selección, pero con otro enfoque diferente al que yo venía haciendo. Aquí se trabaja de manera personalizada y eso es algo que me gusta y que creo nos hace únicos.

Bo Growth me dio la oportunidad de desarrollar su vertical de selección. Tenemos un proyecto muy ambicioso e ilusionante por delante para potenciar esta vertical, desarrollarla al máximo y darle todo el peso que se merece porque los clientes valoran mucho nuestra forma de trabajar.

Me encanta formar parte de un equipo que da más peso al proyecto que al volumen, dedicando el tiempo necesario a cada caso, y que personaliza la solución de cada problemática. Era un sitio del que aprender y a la vez poder disfrutar cada proyecto al máximo.

¿Qué es para ti el Headhunting?

El Headhunting es lo que entendemos como búsqueda directa. Se trata de saber localizar y hacer un seguimiento prolongado en el tiempo a candidatos clave, mientras tienes el pulso del mercado y sabes lo que necesitan las empresas para poder ponerles en contacto, con el fin de ayudar al crecimiento de ambos.

Lo definiría como la acción de conectar a la perfección las expectativas de los candidatos con las motivaciones de los clientes, y viceversa.

¿Cómo se enfoca el Headhunting en Bo Growth?

Los procesos de selección se enfocan como un trabajo de consultoría. Siempre se empieza con una reunión con el cliente, el fin es entender muy bien lo que necesita para poder ayudarle a encontrarlo. Sabiendo enfocar adecuadamente la búsqueda desde el inicio, y poder asesorarle con transparencia y honestidad durante todo el proceso. Luego hay un trabajo de mapeo muy extenso, que no finaliza hasta dar con la persona.

Nos metemos en la piel del cliente totalmente y hacemos una evaluación de los candidatos muy detallada, sabiendo interpretar muy bien también lo que éste busca. El objetivo no es cerrar un proceso, que suele ser la filosofía de una multinacional, nuestro objetivo es dar con la persona perfecta para encajar realmente con el puesto, la filosofía y la cultura de la empresa.

 ¿Porqué merece la pena trabajar de esta manera?

Esta honestidad y entendimiento en el proceso te lleva a saber ayudar a tu cliente en cualquier problemática. Pensamos siempre en calidad, y en un resultado de duración, tanto de cara a la empresa, como de cara al candidato. Trabajar rápido lleva problemas para todos.

Para nosotros tan importante es ayudar al cliente, como tener el respeto de los candidatos. Al final, todos han de sentir que han encontrado lo que buscan para que se establezca una relación eficiente y duradera.

Y para ti como profesional, ganarte la confianza y el respeto de aquellos con quien trabajas, gracias a un trabajo bien enfocado.

¿Cuál es la clave del éxito?

Creo que para que el éxito se produzca en el Headhunting es crucial trabajar con una personalización muy exhaustiva, entender muy bien la necesidad a cubrir. Tenemos que tener una buena dirección y enfoque del proyecto por parte del Project Management, ser muy buenos haciendo búsquedas, saber moverte adecuadamente, tener una buena comunicación permanente y fluida con cliente-candidato, y una gran implicación con el proyecto.

¿Que procesos de trabajo utilizáis en esta área?

Trabajamos con metodologías ágiles, como Kanban y Scrum, que nos ayudan a organizar el trabajo en equipo y a llevar un control muy personalizado de los diferentes procesos. Se potencia la red de relaciones y la inteligencia de mercado, ambas claves para conocer qué podrá ofrecernos el mercado y darnos acceso a perfiles de candidatos adecuados a nuestra necesidad.

¿Cómo sabes que has encontrado a quien buscas?

Es necesario entender muy bien al cliente para tener una validación muy buena de las soft y hard skills target, y poder saber que el perfil está muy encajado.

Además, acompañamos tras la incorporación para revisar que haya sido adecuada. Evaluamos la satisfacción y, normalmente, los indicadores son muy buenos.

De igual modo, la selección siempre tiene una pequeña probabilidad de error, pero creo que la clave está en poner en común a diferentes personas con los criterios establecidos y llegar a un acuerdo.

Necesito incorporar un perfil a mi empresa, ¿qué debo pedirle a un Headhunter para tener éxito en la selección?

Lo primero de todo es saber hacer un ejercicio de identificación de la necesidad y, a partir de ahí, empezar a construir. Saber detectar si ha fallado un proceso anterior, dónde estuvo el problema, si fue en la captación, en la gestión, o en el cierre. Tener la capacidad de saber enfocar la problemática o necesidad antes de buscar, y ser transparente en el proyecto para poder aportar valor.

En cuanto al consultor, éste debe ser analítico, resiliente, persistente, con capacidad empática, y con actitud proactiva.

Yo que conozco lo que es trabajar a volumen y trabajar la selección como si fuera un proyecto de consultoría, sin duda, contrataría una empresa como Bo Growth, que se pone la gorra del cliente, empapándose de su cultura y que busca lo que se le pida como si de su problema se tratase.

¿Cómo fue la primera vez que cerraste un proceso de selección?

La primera vez que cerré un proceso de selección fue con un cliente de Alicante y en concreto un perfil de Magento, que es algo muy demandado en el sector eCommerce. Es curioso que todavía me acuerde hasta del nombre del candidato jaja

Cuéntanos una anécdota divertida que te haya pasado buscando un perfil.

Normalmente, solía dejarme la barba muy larga cuando tenía entrevistas presenciales o reuniones con clientes para parecer un poco más mayor, ya que empecé en esto con 22 años, y mi madre solía encapricharse en que me afeitara.

¿Qué esperas del sector en el futuro?

Considero que en el sector de los HR, como en casi todos, la incidencia de las Nuevas Tecnologías va a tener una gran irrupción a la hora de la forma de trabajar y la aparición de nuevas necesidades que pongan en jaque a las empresas y les obligue a reinventarse.

En cuanto a las personas, vamos a tener que ser cada vez más polivalentes y adaptables a nuevas situaciones, porque todo cada vez cambia más rápidamente.

Obviamente, la escasez de talento va a ser una preocupación de las empresas, por lo que es cada vez más importante cuidar a los empleados para minimizar las salidas no deseadas, las nuevas generaciones no buscan simplemente un salario sino algo que les una al proyecto, que les permita crecer profesionalmente. Sería muy interesante que colegios, universidades y empresas se alineen para formar a profesionales altamente competitivos.

Por otro lado, poder estar conectados con empresas en cualquier parte del mundo, gracias a las Nuevas Tecnologías, es algo que abre muchas posibilidades.

En definitiva, the best is yet to come!